Ir al contenido principal

Agradecimientos y pensamientos sado

Antes que todo, me gustaría aclarar que finalmente no tuve tanto tiempo libre como esperaba, por lo que no pude avanzar mucho en las entradas que estoy desarrollando; pero en el transcurso de este tiempo me han llegado varios mails de agradecimiento y felicitaciones por el blog, además de una historia que pronto publicaré; y estoy muy agradecida con todos aquellos que se tomaron el tiempo de escribir. Me alegra saber que el blog está cumpliendo el propósito informativo por el que, en parte, lo creé, y que además está ayudando a mucha gente a descubrirse. Realmente es lo mejor que podía pasar.
Ahora no tengo tanto tiempo como me gustaría, pero tomando en cuenta la recepción que ha tenido el blog, me gustaría dejar algo más que la historia que luego publicaré.

Este último tiempo debo admitir que dejé un poco de lado mis impulsos tricofílicos (pero no he dejado de mirar videos ni de leer relatos, por si se lo preguntan. Alejada, pero nunca tanto). Me he enfocado más en descubrir partes de mí que, debo admitir, tenía un poco en el olvido o que me atemorizaban un poco, por decirlo de alguna manera, como el BDSM. He descubierto muchas cosas, tanto algunas que me gustan como otras que me provocan rechazo, pero por sobre todo he desarrollado mi visión de las relaciones D/s (Dominación/sumisión) desde el punto de vista de la entrega, la confianza y la complicidad (aquellos que estén inmersos en este mundo, saben a lo que me refiero). He descubierto que no soy tan switch como pensaba, o que al menos me cuesta mucho más serlo de lo que imaginaba. Siempre he tenido claro que mi tendencia era Dominante...de eso nunca dudé, y sé que la sumisión me llama de una forma muy...extraña, pero últimamente me he preguntado mucho si soy capaz, si realmente me gusta tanto como creo que me gusta. Sé que me gustaría experimentarlo de una forma plena, pero me resulta extremadamente difícil entregarme a alguien, ceder el control, el verme (de alguna manera, se que
fuera de los roles ambas personas son iguales e incluso dentro de los roles también)...el verme sometida a alguien, el sentirme disminuida (de nuevo, se que ambos son iguales, pero para que nos vamos a ver la suerte entre gitanos...ese sentimiento, y el de vulnerabilidad, son los que muchas veces buscan los sumisos).
Por otra parte, me he desarrollado mucho -teóricamente- como Dominante. He desarrollado mucho más mis fantasías, el poder seducir a sumisos (porque a los verdaderos sumisos hay que seducirlos), la importancia de darle seguridad al otro y las ganas que tengo de que la otra persona se sienta protegida por mí; y lo que en mí provoca que la otra persona demuestre tal confianza.
Si bien aún no encuentro a mi sumiso perfecto, entregado, masoquista y heteroflexible más cercano a heterosexual (recuerden que mi fantasía era la bisexualidad forzada), siento que he avanzado, he seguido aprendiendo y espero algún día encontrarlo, o formar mi jauría soñada...algún día les contaré los detalles de eso.
En fin, una entrada algo corta, pero me encantaría ahora hablar, aparte de la tricofilia, más de temas BDSM, que, al fin y al cabo, son de los fetiches más fuertes que tengo... y tengo unas ansias impresionantes por seguir descubriendo ese mundillo.
                                                                       
                                                              Cherry

Comentarios

Entradas populares de este blog

Descubrimiento: Tricofilia

La tricofilia o fetichismo del cabello es una parafilia en la cual la excitación sexual es alcanzada por la interacción con el cabello humano, especialmente el de la cabeza. Puede referir también a la excitación por observar el cabello u observar como es acicalado. (http://es.wikipedia.org/wiki/Tricofilia).
La tricofilia es muy variable, relacionándose a varios tipos de cabello (corporal genital, de la cabeza...) y prácticas, como el lavado de cabello, tintura o corte. Esta última es la que capta mi deseo. La gran mayoría de los fetichistas con los que he hablado son hombres que gustan de cortes en mujeres, o (el 0.001%) mujeres que gustan de cortes de hombres. Sólo me he topado con una mujer que, al igual que yo, tiene gusto por cortes en hombres o mujeres, y en realidad no sé si eso se debe a la orientación sexual o al miedo de ser tachado como homosexual cuando en realidad no se es, al admitir que les gustan cortes en personas del mismo sexo. Además, con respecto a los cortes, hay pe…

Belonefobia y Belonefilia...a un paso de distancia?

La belonefilia es la excitación sexual causada por agujas: observar, recibir o dar un pinchazo a alguien. Este fetiche también, como todos, tiene variantes, pudiendo ser provocada la excitación por un pinchazo tipo "medical", o algo menos relacionado con las batas blancas y más con el arte, como el needle play.
Por otro lado, también existe la belonefobia (fobia a las agujas) o aicmofobia (fobia a ser pinchado), que son las caras opuestas al fetiche, y que muchos habrán sentido cuando pequeños al tener que enfrentarse a las vacunas o inyecciones en los terroríficos viajes al hospital, donde ya en el auto se podía escuchar "quieto hijo, es sólo un pinchacito".
Seguramente estas dos caras de la moneda les suenan totalmente opuestas e imposibles de relacionar, aparte de su relación con las agujas, pero yo, fetichista empedernida, "sufro" de ambas, y no me incluí en el grupo de los que "sufrían belonefobia de pequeños" porque, hasta el día de hoy, la …

Primer relato: Rita-Part 1 (A Truly Private Hairdresser)

En vista de que he estado un poco falta de inspiración este último tiempo, ya que las entradas ya no me salen de un tirón, decidí traducir y publicar una de mis historias favoritas mientras trabajo en una entrada que tengo en borrador. Lo que más me gusta de esta historia, aparte de que mezcla la tricofilia con la dominación, es que (según la descripción en el sitio original y la declaración del autor) es completamente real, al igual que el resto de las historias del mismo autor. El autor es un peluquero que se dedica a complacer los "extraños" pedidos que le hacen sus clientas. 
Me hubiera gustado cambiarla a "diálogos", pero para eso necesitaba más tiempo. Esto es lo que traduje en una tarde de aburrimiento, y como la historia es más menos larga (esta es la mitad), decidí publicar la primera parte inmediatamente.
El link ( por si alguien prefiere leer la historia original (en inglés), ya que me tomé la libertad de cambiar algunos términos y un poco la redacción par…